miércoles, 1 de julio de 2015

Quenoa o Queñua (quechua: qiwiña) - Polylepis

Quenoa - Polylepis

Polylepis es un género botánico que incluye pequeños árboles y arbustos, comúnmente llamados queñua o quewiña (del quechua qiwiña). 

Se reportan 19 especies en Perú, más del 70 % de las 27 registradas para toda el área Andina, convirtiéndose el Perú en el país con mayor diversidad de Polylepis. 

Especies de Polylepis también se presentan en otros países: 

-Bolivia 13 

-Ecuador 7 

-Argentina 4

-Colombia 3

-Chile 2 

-Venezuela 1 

En Perú las 19 especies se distribuyen en 19 departamentos, encontrándose la mayor cantidad en Cusco 10 y Ayacucho 8. 

La mayor diversidad de especies en Perú (15), se registraron en los Andes del sur, considerándose ésta región como el probable centro de diversificación del género Polylepis.  
Con respecto a la distribución en diversas alturas, la mayor diversidad de especies (18) se encuentran entre los 3000 y 4000 m de altitud. 

El grupo se caracteriza por ser polinizado por el viento. 

Polylepis incluye plantas caracterizadas por poseer un tronco retorcido.

En algunas áreas algunos árboles pueden llegar a alcanzar 15-20 m de alto y troncos con 2 m de diámetro. 

El follaje es siempre verde, con pequeñas hojas densas y ramas muertas. 

El nombre Polylepis deriva de dos palabras griegas, poly (muchas) y letis (láminas), refiriéndose a la corteza compuesta por múltiples láminas que se desprenden en delgadas capas. Este tipo de corteza es común en todas las especies del género. La corteza es gruesa y cubre densamente el tronco, que protege el tronco contra bajas temperaturas e incendios. 

Algunas especies de Polylepis forman bosques que crecen a lo largo de la línea de árboles e incluso llegan a mayores elevaciones, rodeados por pastizales y arbustales. 

Algunos individuos de Polylepis tarapacana crecen por encima de 5000 msnm, situando a Polylepis como el género con la distribución más alta de árboles angiospermas en el mundo. 

Los bosques de Polylepis se caracterizan por formar pequeños parches, donde Polylepis suele ser la especie arborea dominante o exclusiva. Muchas de las especies (p.ej. P. pepei, P. tarapacana, P. besseri) suelen habitar las zonas del límite superior del bosque continuo (zonas de transición entre los bosques montanos y zonas alpinas) y formar pequeños parches, comúnmente presentes en laderas de montañas y quebradas rocosas. 

Los bosques de Polylepis tarapacana pueden llegar a crecer a altitudes extremas (4000 - 4500 msnm), el bosque de P. tarapacana en las faldas del nevado Sajama (Parque Nacional Sajama, Bolivia) es considerado como uno de los bosques más altos del mundo, distribuido entre los 4200 y 5200 m.s.n.m. 

En la Cordillera de Vilcanota en Perú, los queñuales se distribuyen entre 3600 y 4500 m.s.n.m. 

Una excepción son las especies que habitan los bosques húmedos montanos (P. multijuga, P. quadrijuga y P. sericea) y el bosque tucumano-boliviano (P. cristagalli y P. hyeronymi) porque se entremezclan con otras especies especies de árboles tropicales. 

Los factores que determinan la actual distribución de los bosques de Polylepis han sido discutidas por los científicos desde fines de los años 1950. Especialmente en relación a los mecanismos que han actuando para producir una distribución fragmentada y aislada de los bosques. 

En el presente, las hipótesis ambiental y antropogénica son las más aceptadas. La hipótesis ambiental propone que los bosques se encuentran asociados a las laderas y quebradas rocosas porque estos actúan como cobertizos contra las fluctuaciones drásticas de temperatura, heladas nocturnas y vientos helados. La hipótesis antropogénica sugiere que la distribución actual es el producto de la explotación intensiva de los bosques por parte de grupos humanos, quienes redujeron la cobertura boscosa a través de la extracción intensiva de madera, incendios, introducción de ganado vacuno y ovino y cultivos. Los bosques remanentes de Polylepis se encuentran frecuentemente en laderas y zonas rocosas porque constituyen áreas donde los incendios no pueden expandirse y son de difícil acceso para el ganado. 

Algunos autores sugieren que la distribución potencial de Polylepis fue mucho más amplia en el pasado, cubriendo extensas áreas en las tierras altas de Bolivia y Perú, y actualmente cubren aproximadamente el 10 % del área potencial Bolivia y 2-3 % en Perú. 

Los bosques de Polylepis son ecosistemas que albergan una fauna y flora única, especialmente aves especialistas de hábitat y con altos niveles de endemismo. Éstos bosques también representan uno de los habitantes más vulnerables de los altos Andes por la fuerte presión antropogénica existente, ya que constituyen el único recurso maderable en esas alturas. 

El polen de Polylepis se caracteriza por ser mónada, con una forma isopolar y relativamente esférico achatado ligeramente a los polos. Tiene tanto una abertura alargada y redondeada y los límites de la endoapertura (las aberturas interiores de apertura compuesta) son oscuros. La parte alargada de la abertura está completamente cubierta por una pontooperculo. 

Los frutos de Polylepis son esencialmente aquenios. Los frutos de todas las especies son indehiscentes y poseen una sola semilla. Los frutos de las diferentes especies tiene crestas, espinas o alas. El tipo de protuberancia es caracter diagnóstio para diferenciar especies. 

Las flores de todas las especies del género estan organizadas en inflorescencias. En la mayoría de los casos las inflorescencias son colgantes, en algunos casos como las inflorescencias son reducidas y se mantienen casi ocultas entre las axilas de la hojas. En las especies con inflorescencias colgantes, las flores nacen con regularidad a lo largo del raquis o agrupadas al final de las ramas. Las flores son reducidas y tienen muchas características asociadas con la polinización por el viento. Estos incluyen, pétalos y sépalos reducidos, ausencia de olor y néctar, anteras numerosas con largos filamentos, polen abundante y estigma seco y amplio. 

La polinización por el viento fue un evento evolutivo que probablemente ayudo a Polylepis a colonizar las tierras altas, puesto que las especies no tuvieron que depender de polinizadores como animales, especialmente insectos, que son más escasos en regiones altas. Los frutos de todas las especies son dispersados por el viento. Sin embargo, la presencia de espinas en los frutos de muchos plantas, sugiere la potencial disperción de los frutos por animales, especialmente en especies como P. australis. Muchas especies de aves buscan alimento o viven en los árboles de Polylepis y es posible que dispersen las frutas atrapadas entre sus plumas. 

Polylepis es económicamente importante porque posee múltiples usos. Constituye una fuente de leña para la cocción de alimentos y madera para la construcción de corrales, mangos de herramientas y tinteles. La corteza posee propiedades medicinales para curar enfermedades respiratorias y renales y también se utiliza como tinte para teñir tejidos. Los bosques son zonas utilizadas para el pastoreo del ganado doméstico nativo (llamas y alpacas) e introducido (ovejas, vacas y cabras) y zonas de cultivo de maíz, papa, cebada, entre otros. 

La taxonomía del género Polylepis es muy compleja. Según un estudio del año 2006 son 26 o 27 las especies que lo integran.

A continuación se presenta el número de especies registradas en los países andinos: 

-Venezuela: 1 especie. 

-Colombia: 3 especies, 1 endémica 

-Ecuador: 7 especies, 2 endémicas. 

-Perú: 14 especies, 3 endémicas. 

-Bolivia: 13 especies, 4 de ellas endémicas. 

-Chile: 2 especies, no posee especies endémicas. 

-Argentina: 4 especies, 1 endémica. 

Este es el listado de las 26 especies, y los países en donde se distribuyen: 

-Polylepis australis Bitter Argentina 

-Polylepis besseri Hieron., 1896 Bolivia 

-Polylepis crista-galli Argentina y Bolivia 

-Polylepis flavipila Perú 

-Polylepis hieronymi Pilger, 1906 Argentina y Bolivia 

-Polylepis incana Kunth 1824 Bolivia, Colombia, Ecuador, y Perú 

-Polylepis incarum Bolivia 

-Polylepis lanata Bolivia 

-Polylepis lanuginosa Humboldt, Bonpland y Kunth, 1824 Ecuador 

-Polylepis microphylla (Wedd.) Bitter Ecuador, Perú 

-Polylepis multijuga Pilger, 1906 Perú 

-Polylepis neglecta Bolivia 

-Polylepis pacensis Bolivia 

-Polylepis pauta Hieron., 1896 Bolivia y Perú 

-Polylepis pepei Bolivia y Perú 

-Polylepis quadrijuga Bitter, 1911 Colombia 

-Polylepis racemosa Ruiz & Pavon, 1798 Bolivia y Perú 

-Polylepis reticulata H.B.K. Ecuador 

-Polylepis rugulosa Chile y Perú 

-Polylepis sericea Wedd., 1861 Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, y Venezuela 

-Polylepis subsericans Perú 

-Polylepis subtusalbida Bolivia 

-Polylepis tarapacana Phil., 1891 Bolivia, Chile, y Perú. 

-Polylepis triacontandra Bolivia y Perú 

-Polylepis weberbaueri Pilger Ecuador, Perú 

-Polylepis tomentella Wedd., 1861 Argentina, Bolivia y Perú 

-Polylepis tomentella subsp. nana Bolivia 

-Polylepis tomentella subsp. incanoides Bolivia 

-Polylepis tomentella subsp. tomentella Argentina, y Bolivia. 

-Dos taxones no pudieron ser definidos por falta de material: Polylepis aff. besseri Polylepis pallidistigma 

-Una especie tratada por otros autores que no fue reconocida: Polylepis canoi Perú (Datos: Wikipedia/Universidad Mayor de San Marcos)

Quenoa - Polylepis

Quenoa - Polylepis


No hay comentarios:

Mandarina - Citrus unshiu/Citrus reticulata - De Calidad Extraordinaria

La Deliciosa Mandarina Peruana de Exportación La Mandarina es un cítrico que no es de origen peruano, pero ha sido adoptado hace algu...