domingo, 12 de noviembre de 2017

Nabo - Brassica campestris L. ssp. rapa

Nabo - Brassica campestris L. ssp. rapa

Nabo - Brassica campestris L. ssp. rapa, no es una planta originaria de Perú, pero ha sido adoptada por la agricultura y gastronomía peruana desde hace muchos siglos.

Deriva de plantas que crecían silvestres en el norte de Europa y Escandinavia, aunque también se cree que podría ser originaria de Asia Central, desde donde se ha extendido por todo el mundo.

Es una planta herbácea de rápido crecimiento que llega a desarrollar una raíz fibrosa comestible de forma alargada, color blanquecino y de sabor ácido ligeramente picante, las hojas también son alargadas y de color verde, la planta puede alcanzar una altura de 30 – 40 cm. dependiendo del cultivar.

Para el desarrollo adecuado del cultivo se requiere de suelos bien preparados (sueltos), de profundidad baja (de 20 – 30 cm.) y mezclados con buena cantidad de abonos (compost o humus de lombriz).

Las mejores condiciones ambientales para su crecimiento se desarrollan en climas ligeramente cálidos (donde las temperaturas mínimas son de 15°C y las máximas de 20°C.), sin embargo en la costa peruana se puede cultivar durante todo el año.

Requiere de riegos abundantes durante todo su cultivo, en especial durante el desarrollo de la raíz fibrosa, debido a que carencia de este elemento puede ocasionar rajadoras y el desarrollo de un sabor amargo. Sin embargo, cuando la cosecha se encuentra próxima se debe evitar los riegos excesivos porque se favorece el desarrollo de bacterias que pudren la raíz fibrosa, matando a la planta. Una condición importante para el desarrollo de la raíz fibrosa es la buena iluminación de la planta durante toda su etapa de crecimiento, pues una carencia de este elemento por competencia con otras plantas (ubicadas a poca distancia) puede causar la no formación de esta y el desarrollo excesivo del tamaño de las hojas.

En climas cálidos la cosecha empieza aproximadamente a los dos meses de cultivo (desde la siembra) y en invierno puede demorar hasta dos semanas más; por ello se puede afirmar que es una de las hortalizas de rápida cosecha y de adaptación a cualquier condición. La cosecha se realiza manualmente extrayendo toda la planta con cuidado de no arrancar las hojas, para evitar este problema se suele regar uno o dos días antes de modo que la tierra se encuentre suave y facilite las labores. Las plantas cosechadas se pueden agrupar en cantidades de 4 - 6 unidades según su tamaño y se amarran en atados que posteriormente son lavados y vendidos.

Las partes comestibles de las plantas son la raíz alargada fibrosa y las hojas, siempre y cuando éstas últimas sean tiernas pues a mayor edad de cosecha presentarán un sabor más amargo y picante.

El nabo posee escaso valor nutritivo. Contiene muy pocas proteínas, hidratos de carbono y grasas. Por ello puede ser utilizado en dietas de adelgazamiento. Sin embargo es muy rico en minerales y vitaminas. Aporta una apreciable cantidad de vitamina C y ácido fólico. Entre los minerales destaca su contenido en potasio (238-318 mg por cada 100 g de producto fresco), y en menor medida, calcio, fósforo, yodo y sodio. Posee un 6% de glúcidos y materias proteicas que no llegan al 1%. 

Su consumo ha decaído mucho en los países europeos, donde antaño, junto a la col, era la hortaliza más popular de los países nórdicos y centroeuropeos; siendo desplazado por la patata. Posee un bajo aporte calórico, tan sólo de 18-24 kcal por cada 100 g de producto comestible. 

Nabo - Brassica campestris L. ssp. rapa

Encurtido de Nabo - Gastronomía Peruana (Chifa)


No hay comentarios: