lunes, 27 de junio de 2016

Pava Aliblanca - Penelope albipennis

Pava Aliblanca - Penelope albipennis

La pava Aliblanca - Penelope albipennis, es una especie de ave galliforme de la familia Cracidae.

Habita los bosques secos de la costa norte del Perú. 

Fue descubierta en el año 1877 por el naturalista Ladislao Taczanowsky. A partir de aquel entonces, luego de largas y numerosas expediciones sin resultados fue declarada extinta por la comunidad científica. Sorprendentemente, fue redescubierta en la madrugada del 13 de septiembre de 1977, en la Quebrada San Isidro, en Olmos, Lambayeque, por el campesino Sebastián Chinchay, tras la petición del conservacionista Gustavo del Solar, quien se dedicó a buscarla gracias a la persuasión de la ilustre ornitóloga María Koepcke. En ese hallazgo Del Solar no se encontraba solo, sino acompañado del prestigioso ornitólogo John O’Neill y un grupo de campesinos de la zona, entre ellos, Sebastián Chinchay. Es así como después de un siglo de su descubrimiento fue hallada la pava aliblanca.

La noticia de su redescubrimiento dio rápidamente la vuelta al mundo convirtiéndose en un gran acontecimiento científico, hecho que motivó al Congreso de la República del Perú a promulgar la Ley N°28049 donde se “declara de interés nacional la reproducción y conservación de la pava aliblanca y se prohíbe su caza, extracción, transporte o exportación con fines comerciales”. 

Es un ave esbelta de color negro con nueve grandes plumas de vuelo blancas en los extremos de las alas, pico gris azulado con la punta negra. Cara desnuda de color rosado grisáceo. Posee una larga cola, patas rosadas y su gargantilla se encuentra desnuda, y es de color anaranjado. 

Mide entre 70 y 80 cm de longitud y pesa en promedio 2 kg. 

Vive en laderas y elevaciones de 300 a 1300 m.s.n.m., aunque antes también ocupaba algarrobales a nivel del mar. Tiene predilección por valles apartados con pequeños cursos de agua, sin molestias humanas, aunque parece capaz de tolerar algunas modificaciones del hábitat. Es probable que realice pequeños movimientos de carácter estacional, pero aún no se conocen con detalle. 

Se alimenta de frutos, flores, hojas, yemas y semillas. Ha sido observada en cultivos comiendo hojas de maíz, frijoles y patatas, así como frutos de café. Se ha comprobado que en su hábitat casi siempre existe el árbol conocido como "pati" o "pasayo" Eriotheca ruizii, perteneciente a la familia bombacaceae, que le proporciona alimento y refugio. 

Históricamente existió por toda la región del noroeste del Perú dominada por la formación vegetal denominada "bosque seco". Actualmente solo sobrevive en las áreas boscosas más apartadas y mejor conservadas de los departamentos peruanos de Lambayeque, Piura y Cajamarca, dentro de la Región de Endemismos Tumbesina. Para más precisión, se estima que subsisten en 22 localidades de una banda de 200 km de longitud, con una media de 1 ejemplar/10 km2. Aun existe en el departamento de Tumbes, fue en esa región donde se descubrió. 

Se despierta con la primera claridad, empezando el día con un grito fuerte e inconfundible con el que demarca su propiedad. 

Se alimenta de frutos, semillas, flores y hojas. 

Su nidada consta de dos a tres huevos. 

Se encuentra al borde de la extinción, cuenta con una población de unos 150-250 ejemplares a los que hay que añadir algo menos de un centenar que se mantienen en cautiverio. Se estima que la población sigue en declive. Por ello está catalogada como "Críticamente Amenazada".

Entre las causas principales para que esta rara ave haya disminuido en número se listan: la destrucción del bosque por el hombre, el ataque por diversas clases de depredadores, su caza indiscriminada y su lentísima tasa de reproducción. (Datos: Wikipedia)


El redescubrimiento de la pava aliblanca en 1977 permitió que en el año siguiente se iniciara un "Programa de Crianza en Cautiverio" de esta especie, el cual se viene realizando en el Zoocriadero Bárbara d'Achille, ubicado en Olmos, y que lleva el nombre de la recordada ecologista y periodista. 

Veintiséis años después, el zoocriadero cuenta con 108 ejemplares que representan el valioso esfuerzo de diversos conservacionistas y, principalmente, instituciones como la Asociación Cracidae Perú, encargada de la ejecución del "Programa Integral de Conservación de la Pava Aliblanca" y la Fundación Backus que financia este proyecto desde 1995. 

Actualmente se están reintroduciendo a las pavas nacidas en cautiverio en su hábitat natural, tras un dedicado esfuerzo de reproducción, crianza y enseñanza a las aves para poder sobrevivir en condición silvestre. 

Esta experiencia, única y exitosa en el Perú, rescata a una especie que se creyó extinta durante 100 años y se lleva a cabo en el Área Natural Protegida Privada de Chaparrí, donde la comunidad "Santa Catalina" de Chongoyape se ha aunado a este esfuerzo de conservación destinando 34 mil ha de sus territorios para la reintroducción y protección de la pava aliblanca.

La liberación de los 6 primeros ejemplares ocurrió el 23 de setiembre de 2001 y luego se liberaron 10 pavas más, las cuales están debidamente monitoreadas con un sofisticado equipo de localización, para conocer su ubicación, estado y desplazamiento. 

En el año 2002 se dio un hecho sin precedentes: nacieron los primeros tres polluelos en absoluta libertad, hijos de padres que habían nacido en cautiverio. (Datos: www.peruecologico.com.pe)

Pava Aliblanca - Penelope albipennis

Pava Aliblanca - Penelope albipennis

Pava Aliblanca - Penelope albipennis

Video del 2009


Video del 2011

miércoles, 22 de junio de 2016

Pingüino de Humboldt - Spheniscus humboldti (Humboldt Peruvian Penguins)

Pingüino de Humboldt - Spheniscus humboldti
Humboldt Peruvian Penguins

El Pingüino de Humboldt - Spheniscus humboldti, es una especie de ave no voladora esfenisciforme, de la familia Spheniscidae

Esfenisciforme, se refiere a la orden de aves incapaces de volar y adaptadas a la vida acuática con membranas interdigitales y alas convertidas en aletas sin plumas.

Son aves endémicas de la Corriente de Humboldt. Habitan en el Océano Pacífico a lo largo de la costa oeste de Sudamérica de Perú y Chile, desde los 5º a los 41º 55' grados de latitud sur. 

Muy raramente, se han encontrado ejemplares escasos y vagantes en las costas de Ecuador, Colombia y Argentina.

Se alimenta principalmente de peces, siendo los cefalópodos y crustáceos alimentos secundarios.

En la adultez, su tamaño se encuentra entre los 45 y 60 cm. Su peso aproximado es de 4.5 kilos. Posee un cuerpo robusto, con una capa de grasa, pequeñas patas y alas con formas de aletas que le permiten desenvolverse con bastante destreza en el agua. Se caracteriza por tener el lomo negro y el vientre blanco con una banda negra en el pecho.

Habita formando colonias en las puntas e islas protegidas del litoral, junto con otras especies de aves guaneras. 

Para anidar excavan agujeros en el guano o la tierra salitrosa, o utilizan grietas existentes entre las rocas y cuevas naturales. Uno de los problemas detectados por los investigadores es que, al extraer el guano de la superficie de las islas, los pingüinos se veían impedidos de excavar en la dura roca, limitando de manera significativa sus posibilidades de reproducción. 

Los pingüinos ponen dos huevos de diferente tamaño, los que son incubados por ambos padres durante aproximadamente 35 días. Por lo general, sólo el primer polluelo sobrevive. Los pichones son protegidos en el nido hasta que cumplen 20 días de nacidos, luego se unen con las crías de otros pingüinos para formar grandes guarderías, mientras los padres salen al mar a alimentarse. Ambos progenitores continúan alimentando a sus polluelos durante dos meses y medio. 

Entre sus depredadores naturales están los lobos marinos, tiburones, zorros y gaviotas (huevos y polluelos). 

Su población en el Perú está calculada en unos 13 mil ejemplares. 

En Perú, frente a la provincia constitucional del Callao, en la Isla San Lorenzo, la población de pingüinos viene disminuyendo de manera importante. En las islas del Callao solo se pueden divisar pequeños grupos, la población de pingüinos no deben de pasar las decenas, por efectos de la contaminación de su hábitat por aceites y químicos provenientes de la actividad portuaria. 

En los últimos años, una de las pocas esperanzas para la supervivencia del pingüino ha sido San Juan de Marcona cerca de Nazca. Siendo una punta guanera, está protegida por el sistema de seguridad de la empresa Proabonos (antes División de extracción de Fertilizantes de PescaPerú). El lugar es también refugio para otras especies de fauna silvestre amenazadas. 

En la Reserva Nacional de Paracas su población fluctúa entre 500 y 600 individuos. Las islas y puntas conocidas como "guaneras" son los lugares de nidificación de las aves del mismo nombre, que comprenden al guanay, al piquero y al pelícano, principalmente. Estas aves, que se alimentan en el mar peruano, construyen sus nidos a partir de sus propios excrementos. Gracias a que en esta parte de la costa peruana nunca llueve, las enormes colonias van formando estratos de valioso guano, rico en nitrógeno y muy apreciado como fertilizante agrícola en el mundo entero. 

Proabonos cuida celosamente las zonas donde habitualmente permanecen estas aves cuando están en tierra, para lo cual se han construido muros de concreto que impiden el acceso a las penínsulas, con guardias permanentes, tanto en estos lugares como en las islas de la costa. El sistema de seguridad es el más eficaz entre aquellos organizados para la protección de recursos naturales en el Perú.

El recurso es preservado para aprovecharlo cada cierto número de años, cuando la acumulación de la capa de guano lo hace económicamente rentable. 

Punta San Juan ha sido escenario, con la aprobación y cooperación de la antigua División de Fertilizantes, de profundos estudios sobre lobos marinos y pingüinos llevados a cabo durante varios años. Al iniciarse la temporada de extracción de guano, los investigadores liderados por la bióloga Patricia Majluf llevaron a cabo un estudio de las actividades extractivas con la finalidad de proponer un sistema operativo que estableciese cierto equilibrio entre el trabajo de los obreros extractores de guano y los intereses ambientalistas.

En el informe sobre Punta San Juan, se dice: "Los censos de pingüinos revelan una población estimada en 250 individuos, aproximadamente la misma del año pasado en el mismo período. Sin embargo, estas aves son cotidianamente hostigadas por algunos obreros en sus ratos libres, quienes les arrojan piedras o las persiguen hasta las cuevas con intención de atraparlas. Esto condiciona a los animales a permanecer un mínimo de tiempo en las playas, lapso durante el cual se muestran muy alertas y recelosos, al punto que permanecen sobre las rocas a flor de agua, a pesar de la marea y el oleaje, hasta que no les es posible sostenerse; recién entonces pasan a las playas, donde se mantienen muy atentos". 

En el informe se revela también los perjuicios a las aves guaneras, particularmente a los pichones de pelícanos. En cuanto a los pingüinos, el número de aves marinas halladas en los alrededores estaba en aumento. El equipo científico de Punta San Juan ideó una estrategia para proteger a los pingüinos, al tiempo que se mantenían los trabajos de extracción del fertilizante: convocaron a decenas de estudiantes, quienes de manera gratuita realizaron la vigilancia de las colonias de pingüinos, con buenos resultados. Con la experiencia acumulada temporada tras temporada se logró ubicar las zonas requeridas por los pingüinos para anidar y desplazarse entre el mar y sus apostaderos. Una línea fue trazada y marcada en el terreno para delimitar las zonas que se declararían como intangibles. La extracción del guano había dejado de ser una excusa para la aniquilación de decenas de animales, mientras un número creciente de estudiantes se capacitaban en técnicas de investigación de campo.

El pingüino de Humboldt está en peligro de extinción. En los últimos años sus poblaciones se han reducido drásticamente a consecuencia de la escasez de lugares de nidificación, reducción en la oferta de alimentos, depredación por parte del hombre y, sobre todo, el impacto de fenómenos climáticos severos, como El Niño. (Datos: Wikipedia)


Pingüino de Humboldt - Spheniscus humboldti
Humboldt Peruvian Penguins

Pingüino de Humboldt - Spheniscus humboldti
Humboldt Peruvian Penguins

Pingüino de Humboldt - Spheniscus humboldti
Humboldt Peruvian Penguins

Páginas vistas en total

Soporte Financiero