lunes, 20 de octubre de 2014

Maquisapa - Ateles paniscus

Maquisapa - Ateles paniscus

Los monos maquisapas, pertenecen al género Ateles («sin dedo pulgar»), familia Atelidae. 

El nombre Ateles hace referencia a la ausencia de un pulgar oponible en las especies del género; solo cuenta con un apéndice vestigial.

Habitan en la amazonía de Perú, con un ámbito de influencia que va desde México hasta Brasil..

Kellogg y Goldman en 1944, reconocieron 4 especies: Ateles belzebuth, Ateles fusciceps, Ateles geoffroyi y Ateles paniscus. 

Por otro lado, Hershkovitz, considera que Ateles incluye a una sola especie, Ateles paniscus con diversas subespecies. 

En 2005 Groves, basado en estudios de ADN, incluye 7 especies dentro del género, Ateles belzebuth Ateles paniscus, Ateles chamek, Ateles marginatus, Ateles fusciceps, Ateles geoffroyi y Ateles hybridus.

Viven en la amazonía peruana, también en otros países de América Central y del Sur desde el sur México hasta el río Tapajos en la Amazonia brasilera. 

Son arbóreos, cumplen la mayor parte de sus actividades en las densas cubiertas de los bosques y selvas lluviosas y tupidas donde habita.

Su cuerpo mide de 65 a 90 cm de longitud, y la cola prensil llega entre 60 y 92 cm. 

Son de apariencia esbelta y pesan entre 7 y 10 kg. 

Maquisapa - Ateles paniscus

Tienen cuatro dedos y carecen de pulgar. El cuerpo es alargado y los miembros largos; el color de las diferentes especies varía de castaño claro a negro. 

Las hembras tienen como particular característica un clítoris alargado que supera en ocasiones el tamaño del pene del macho.

Viven en grupos territoriales de 6 a 30 individuos, que comparten un área de 90 a 250 hectáreas y buscan comida en los árboles durante el día, a una altura promedio de 15 m, en subgrupos de 2 a 8 monos. 

Se alimentan de frutos, semillas, hojas, cortezas y madera. 

Las hembras tienden a dispersarse en la pubertad para unirse a grupos diferentes, mientras los machos permanecen en su grupo original. 

Las hembras escogen una pareja del grupo. Ambos huelen los genitales de la pareja antes de la cópula. La gestación dura de 226 a 232 días tras los cuales nace una cría, que durante los primeros 4 meses de vida está al lado de la madre y luego vuelve con cierta frecuencia a su lado, adquiriendo independencia poco a poco. 

Una nueva cría se concibe cada 3 años. 

La madurez sexual llega a los 4 ó 5 años. 

Pueden vivir hasta 20 años. (datos: Wikipedia)

Se encuentra en peligro de extinción por acción de cazadores o por destrucción de su habitat por tala de árboles.

Video: Ricardo Moreno

sábado, 18 de octubre de 2014

Las Aguas del Río Shanay - Timpishka en Cuzco Tienen una Temperatura entre los 90 y los 95º C ¿Su Origen?

Rio Shanay Timpishka - Amazonía - Cuzco

 El río Shanay-Timpishka o ‘Espíritu de la madre agua’, tiene cerca de 6,24 kms de recorrido y la temperatura de sus aguas se mantiene entre los 90 y los 95º C.

El investigador Andrés Ruzo, realiza trabajos de investigación para descubrir el motivo de las altas temperaturas de este río de la Amazonía peruana.

Ruzo manifestó que ‘el río hirviente no es una leyenda’ y que es un lugar que ‘merece ser protegido’. 

Indicó, “Obviamente yo no fui el descubridor del río. Los habitantes locales de las etnias indígenas Shipibos, Ashaninkas y Conibos lo conocían.

"Muchos ecoturistas de todo el mundo lo han visitado, pero nadie se ha preguntado el motivo de la altas temperaturas de sus aguas”, dijo en una entrevista en Río de Janeiro este científico, que investiga el fenómeno desde el año 2011. 

No se han hecho estudios a fondo según Ruzo, quien se identifica como nicaragüense-peruano-estadounidense.

Explicó que muchas de las teorías que se daban para entender lo que sucede en el río partían de la premisa de la existencia de un sistema volcánico o magmático que generaba la elevada temperatura de sus aguas. Sin embargo, replica, el volcán activo más cercano se encuentra a 700 kms, por lo que esa posibilidad queda descartada. 

De acuerdo a los datos de sus investigaciones, todo parece indicar que se trata de un ‘sistema hidrotermal’ lo que produce la elevada temperatura de las aguas. “Básicamente se trata de que el agua profundiza en la superficie terrestre y luego surge con mucha fuerza para formar el ‘río hirviente’ debido a unas condiciones geológicas particulares de la zona. Es alucinante”, aseveró. 

Otro de los puntos más sorprendentes de su trabajo de campo es el descubrimiento de nuevas especies de extremófilos, tipos de microorganismos capaces de vivir en condiciones extremas, tanto en el río como en la zona selvática que se encuentra a su alrededor. “De momento no puedo avanzar más datos sobre eso, estamos esperando para publicarlo en una revista científica”, agregó. 

Esta es la primera “investigación científica detallada” que se realiza sobre este río, dado que los informes previos al trabajo de Ruzo se limitaron a recoger su existencia, pero no profundizaron en los motivos de su peculiaridad. 

Para los indígenas de la región, el motivo de que el río ‘hierva’ es la acción de Yacumama, el ‘espíritu de la madre agua’, representado por una roca que parece una gran cabeza de serpiente. 

Igualmente, para los nativos de la zona este es uno de sus “tesoros” más preciados y el nombre del río procede de una variedad del dialecto quechua que significa ‘hervido por el calor del sol’. 

Andrés Ruzo, aspirante a doctorado de 26 años, colabora con National Geographic. (datos: EFE)

Páginas vistas en total