viernes, 6 de junio de 2014

IIAP: En la Amazonía de Perú Existen Más de Mil Plantas Medicinales

Jengibre (kión)

Elsa Rengifo Salgado, Directora del Área de Plantas Medicinales del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana, IIAP informó que “en la Amazonía Peruana existen más de mil plantas medicinales, que podrían curar muchos de los males y enfermedades de los seres vivos y particularmente de las personas”.

Expresó  que este tipo de plantas se encuentran escondidas en los bosques y lagos de la Amazonia Peruana, y aseguró que a lo largo de muchos años de investigación se han identificado más de mil de ellas, de las cuales, alrededor del 10 % han sido químicamente estudiadas.

Elsa Rengifo, es una distinguida bióloga que tiene más de 26 años investigando en la Amazonia Peruana sobre plantas medicinales, y es una de las científicas referentes en este campo en el IIAP. 

En la investigación se han encontrado 20 tipos de jengibres, todos con diferentes usos medicinales que solamente habitan en algunas comunidades nativas. 

Estas 20 variedades de jengibre (kión) fueron encontradas en posesión de un miembro de una comunidad Awajún, en la Provincia de Rioja, en la Región San Martín, y según los conocimientos ancestrales, cada variedad se emplea en el tratamiento y cura de una enfermedad diferente, tales como mordeduras de víbora, mal de aire, diarreas, entre otros males.

Asimismo, en la comunidad del Grupo Nativo Yines de la localidad de Miaria, en la Región Cusco, se identificaron los usos diversos del Piripiri, entre ellos, su utilización en la planificación familiar. Se administra el producto y deciden cuándo las mujeres deben cortar su ciclo reproductivo o activarlo, según sea el deseo de la familia. Sobre esta planta amazónica hay muchas etnovariedades y todas con sus nombres autóctonos. 

Elsa Rengifo indicó que los nativos son muy celosos en proporcionar mayores detalles sobre sus conocimientos médicos ancestrales. Guardan sus secretos y si proporcionan alguna información, lo hacen de manera restringida, y gradualmente, con mucho recelo. 

Enfatizó que durante su trabajo de más de 26 años de investigación en la Amazonía, no ha visto un solo caso de síndrome de Down entre los miembros de las comunidades nativas. Sin embargo, lo que se puede ver son niños con deformaciones congénitas, como pies y manos atrofiados. (Datos: Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana - IIAP)

Páginas vistas en total