domingo, 21 de febrero de 2010

Cachalote - Physeter catodon


Campeón de buceo, se sumerge a gran profundidad ya que posee un sistema de tapones musculares que cierra perfectamente para impedir que entre el agua, aún en altísimas presiones. La mayoría de las ballenas sólo se sumergen durante cinco o diez minutos cada vez, en tanto que el cachalote que debe buscar su alimento a mayor profundidad, puede permanecer bajo el agua durante más de una hora. Los cachalotes son polígamos, es decir, tienen un harem con muchas hembras. Los machos son migratorios, las hembras son sedentarias y viven en las aguas templadas del mar de Paita, para favorecer el nacimiento de sus crías, en vista de lo benigno de las aguas tibias del norte del Perú.

Nombre científico: Physeter catodon Familia: Physeteridae
Nombres comunes: Cachalote

Descripción morfológica:
Mamífero marino de gran tamaño. Su cabeza grande y larga abarca la tercera parte de su cuerpo. Tiene la boca dentada, con una hilera de puntiagudos dientes a cada lado de su mandíbula inferior; la superior no contiene dientes. El orificio respiratorio queda cerca de la punta del hocico, un poco a la izquierda.

El cachalote debe buscar su alimento a mayor profundidad por lo que puede permanecer bajo el agua más de una hora. Mantiene su espiráculo sobre la superficie del mar, inhala y exhala varias veces para reponer el oxígeno de su cuerpo, respiran hasta 40 veces, luego da un salto y se zambulle verticalmente a profundidades entre los 800 y 1,000 metros. Durante sus zambullidas, el cachalote soporta presiones asombrosas, se zambulle y acecha en la oscuridad de las profundidades oceánicas al calamar gigante. Posee gran cantidad de grasa que le sirve de aislante y de reserva alimenticia. La hembra del cachalote sólo mide la mitad o las 2/3 partes de la longitud del macho.

Piso ecológico:
Vive a lo largo de todo el litoral del mar peruano, migrando hasta la Antártida para alimentarse de krill, y regresa a las aguas tibias del norte del Perú, donde se encuentra su centro de reproducción frente al mar de Paita.

Antecedentes históricos:
En los textiles de la Cultura Paracas, se puede observar la representación del cachalote en forma casi naturalista. Este cetáceo debió causar gran admiración en los pescadores Paracas que profundizaron mar adentro. Luego del encuentro con este enorme animal se crearon mitos y leyendas que fueron plasmados en representaciones iconográficas tanto en textiles como en ceramios, alusivos al cachalote. Herman Melville, escribió en Paita su famosa novela Moby Dick, cuyo personaje central es un cachalote de color blanco, excepcional. Hasta los años 80 se cazaron ballenas azules, brydes y cachalotes frente a la costa del Perú.

Cita de cronista:
¨....Muchas de las ballenas grandes o cachalotes, suelen dar en la costa y varar muertas en las playas. El año de 1,600 caminando yo por las Salinas de Guaura vi, una de deforme grandeza que había varado en aquella playa y se la estaban comiendo cóndores y otras aves carniceras... no hay en esta mar del sur pesca de ballenas, sino son las que mueren en la costa, y entonces se saca de ellas algún aceite....¨ B. Cobo (VII, 55)

Mito o leyenda:
Se cuenta que los peces fueron seres humanos que poblaron la tierra en el pasado. Estos hombres veneraban al mar, a sus tormentas, arenas y conchas, pero no gustaban del sol, por eso esperaban el ocaso para festejar y divertirse. Un día el sol tomó posesión del mundo y se acercó a los hombres bajo la forma de un cachalote y les ordenó que se calentaran con el fuego que el sol les ofrecía, que habitaran todas las tierras, que se alimentaran de sus productos y que bebieran de sus aguas. Los hombres no le hicieron caso, despreciaron su mandato e incluso lo persiguieron .... esto enfureció al padre Sol, quien destruyó sus viviendas y los conviertió en peces, condenándolos a morir cuando fueran calentados por su calor y desde ese momento, los peces mueren al ser sacados del agua.

Situación de la especie:
Los machos cachalotes han sido diezmados en casi todos los mares del mundo donde viven. Hasta antes de la llegada de la electricidad, la grasa del cachalote sirvió como combustible para alumbrar las ciudades, posteriormente como aditivo para los motores de los cohetes espaciales, y como fijador para la industria de perfumes.

La cacería del cachalote se ha hecho selectivamente escogiéndose los especímenes más grandes, es decir, los machos. Al haber disminuido la población de cachalotes, se ha alterado la estructura reproductiva de la especie, al punto que hoy día se encuentra en peligro de extinción. (Museo de Arqueología, Antropología e Historia de Perú)

1 comentario:

diabolo dijo...

ola mola mucho el blog
pueden visitar mi blog sobre santiago de compostela:

http://viewsantiago.blogspot.com/2010/03/cathedral-at-night.html
saudos

Páginas vistas en total