miércoles, 21 de marzo de 2007

Vicuña - Vicugna vicugna


La vicuña (Vicuña vicugna) es uno de los cuatro camélidos que posee Perú; el país posee el 61.46% de la población mundial de vicuñas, ésto permite hacer un uso sostenible del recurso, a través de un buen manejo y aprovechamiento de su fibra, mediante Comités de Manejo que ejecuten acciones de conservación y protección de la especie, incrementando su población, para mejorar la calidad de vida de las familias que viven en las zonas más alejadas en la región andina.

La vicuña habita en el ecosistema alto andino de la puna, a partir de los 3,800 y hasta los 5,.000 m.s.n.m. en zonas donde no compite con los rebaños de animales domésticos, no permitiendo el sobrepastoreo ni la disputa territorial.

En Sudamérica encontramos vicuñas en el Perú, Chile, Argentina, Bolivia y Ecuador. La vicuña es un animal silvestre, gregario y territorial. Socialmente constituyen tres tipos de organización: grupos familiares, constituidos por un macho y cinco hembras o más; tropillas de machos juveniles, que han sido expulsados de los grupos familiares; y los machos solitarios.

La vicuña está perfectamente adaptada a la puna, con una increíble adaptación ecológica a las inclemencias de su hábitat; por si solos todos los camélidos protegen las pasturas conservando el suelo de la erosión y dejando pastos para la próxima época de lluvia, debido a su continuo crecimiento de sus incisivos (dentadura); posee hasta 14 millones de glóbulos rojos en su sangre lo que le permite alcanzar velocidades superiores a los 45 kilómetros por hora, permitiéndole escapar de sus depredadores naturales

Para las bajas temperaturas posee una fibra finísima (11-13 micras de diámetro) que cubre su cuerpo de color canela para mimetizarse en la puna, esta fibra es muy cotizada en el mercado internacional. Cada animal produce 200 gramos de fibra en promedio, cada dos años.

Fuente: CONACS

Páginas vistas en total